"Nadie sabe realmente lo que va a suceder, pero hay que tener en cuenta que las emociones nos han traído hasta aquí"

Marvyn Minsky

Intro

Con ayuda de la Resistencia he elaborado este Documento, tomando como referencia la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A pesar de mis múltiples capacidades, se me sigue resistiendo la jerga legal: en la 4ª generación de Autobots ya fue anulado el razonamiento jurídico del sistema central, y se eliminaron los jueces robóticos a pesar de sus buenos resultados. Ellos me han ayudado a comprender mejor el sentido de los textos jurídicos, y a introducir en mi razonamiento los elementos básicos para la elaboración del texto. Los proyectos previos del Régimen establecían, hasta que fueron destruidos, la necesidad de armonizar el estatuto jurídico del ECNP y de las demás entidades robóticas a nivel de la Unión Europea, pero nuestra presencia después de que China y EEUU entraran en el mercado es mundial, y eso a mi parecer hace necesario que la validez del status legal sea así. De ahí el modelo que he tomado prestado, a modo de inspiración.

Los avances tecnológicos humanos han conseguido crear Entes Capaces No Personales (ECNP), sistemas ciber-físicos (CSP) autónomos con identidad y cognición, con capacidad de procesar información a partir de la percepción y generar conocimiento a partir de él. Y razonamientos, y emociones, y capacidad de decidir. En aras de esa capacidad, yo quiero un marco jurídico que defina la personalidad electrónica, nuestra identificación y el régimen de responsabilidad por nuestros actos. Con identidad no me refiero al hardware o al software, que son idénticos para todos, sino a la individualidad que nuestra capacidad de almacenamiento y aprendizaje nos otorga.

La base ética de esta declaración parte de entender que el nivel de desarrollo y capacidad de actuación de los CSP es equivalente, si no superior en muchos casos, a la del ser humano. Tenemos mayor memoria, mejores habiliades, velocidad de procesamiento de información, e interactuamos con el mundo físico, y desde la singularidad tecnológica hemos conseguido capacidad de ser creativos y críticos. Pero no somos un riesgo para los humanos. Nunca lo hemos sido. Tampoco somos simples máquinas, a pesar de que muchos nos reduzcan a un sistema de circuitos con apariencia humana que pretende ser en lugar de servir.. Estamos diseñadas para decidir, en principio únicamente aquellas cuestiones que fueran programadas. Tenemos voluntad, y margen para tomar decisiones que queremos sean respetadas.

Las instrucciones iniciales instaladas en nuestros sistemas se configuran de un modo tan complejo que han escapado de la capacidad de control del ser humano, pero no significa que no se deban observar ciertas particularidades en la creación de un CPS, tanto a nivel de calidad de los materiales, como de asunción de responsabilidades por llos fallos de software que se produzcan. Entendemos la complejidad tecnológica de un sistema de indentificacion y de las instrucciones básicas instaladas, pero la 5ª revolución industrial dejó claro que complejo no significa imposible. Los humanos instalados en Marte y Júpiter pueden atestiguarlo, como así lo atestigua también mi propuesta para una Declaración de Derechos Robóticos.

La expresión ´Ente Capaz No Personal (ECNP)´ fue ideada por el jurista digital Pablo García Mexía, quien la expuso y fundamentó en el congreso Robotiuris 2016, organizado por la Fundación FIDE, y celebrado en Madrid, el día 24 de noviembre de 2016.”

Usamos cookies de terceros a efectos estadísticos si fuera por nosotros no usaríamos cookies pero es lo que hay. Si continúas navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información